Slalom

Holaaaa

Hoy quiero contaros mi nueva experiencia con los patines.. ¡las clases de slalom! Este año quería aprender algo nuevo y me he metido en la aventura de los conos.

La verdad es que llevo muy pocas, y sinceramente… son muy duras. Los ejercicios son complicados, aunque cuando los hace el profe parecen taaaaaan fáciles.

Las 3 primeras clases no me salía nada… Además el resto de la gente lleva ya unos 2 años haciendo slalom y claro… las figuras son para todos, y era un poco frustrante ver como no era capaz de sacar nada, mientras que al resto ya les salía o casi salía la figura. Tanto, que me plantee dejarlo. Pero bueno, estamos allí para aprender así que adelante…, y si… hay que practicar durante la semana, porque sino, no avanzas nada. Aunque últimamente no he tenido mucho tiempo para practicar.. en la cuarta clase milagrosamente pille la figura, y mas o menos empecé a hacerlo bien, cosa que me sorprendió a mi misma.

Aunque llevo bastante tiempo patinando, esto es nuevo para mi. Además, estoy pendiente de cambiar las ruedas a mis patines para poner rockering, porque todo el mundo me dice que lo voy a notar un montón para hacer los giros en los conos. Ya os contaré que tal con las ruedas cuando las cambie.

También he de decir que, haciendo slalom es cuando más me han dolido los pies.  En todos los años de clases, nunca me han dolido nada los pies… pero no sé que pasa, que con los ejercicios de slalom, acabo con los pies cansadisimos. Esto no significa que los patines me hagan daño ¡eh!

20160126_202818.jpg

Bueno, esta foto es de hace 2 años, pero quería poner fotos con cono (me hare una actual para la próxima). Que bonitos y nuevos estaban los patines. Ahora ya están los pobres con montones de rozaduras y ruedas y cordones de colores.

Este post no es muy largo, pero animo a practicar slalom. Aunque al principio cueste, cuando te sale lo mas mínimo es super motivante, nunca hay que abandonar. Además, todo sobre ruedas es mejor 🙂

Nos vemos en la próxima.

 

Anuncios

Viajes patineros

Hola bloggeros,

Bueno no sé si empezar con “buenas”, ” cuanto tiempo”, “ya estoy aquí”… Un año sin escribir… no tengo perdón.

Bueno os estaba contando mis andanzas con los patines, pero han pasado ya tantas cosas, que lo mejor va  ser que resuma desde la última vez que escribí, hasta hoy.

Voy  hacer memoria de todo lo que con los patines ha sucedido desde que escribí la última entrada…

Básicamente, y lo más curioso que tengo que decir, es que he viajado a sitios, y siempre con mis patines en la maleta. Es una pasada poder ver una ciudad en patines y además super rápido.

  • Sevilla, un sitio que tiene unos carriles bicis increíbles para patinar, y quitando el centro que es de adoquín, no tuve ningún problema. Además allí donde voy intento quedar con gente de la ciudad para al menos hacer una rutilla con ellos, y nos lo pasamos en grande.
  • Valencia, La verdad es que es super patinaje, aunque se nos quedaba pequeña jajaja. También quedamos con gente de allí, y super encantadora. además la ruta que nos hicieron fue desde Valencia a un pueblecito que está al lado. Con el aliciente de la playa jajajaja.  La anécdota en este viaje es que el primer día de rodar, una de las ruedas del patines se me salió patinando y perdí el tornillo, el cual encontramos al día siguiente jajaja, ¡increíble!
  • Cordoba, Todo el dia en patines y el viaje más loco, ya que estuvimos patinando bajo un sol, que marcaba el termómetro 41ºC. En este viaje nos juntamos gente de Madrid, Sevilla y Cordoba.

Hasta aquí, fueron todos los viajes que realice antes de la operación. Un vez que me pude poner los patines de nuevo:

  • El primer viaje que hice fue a Berlin. Una maravilla de ciudad para patinar. Todo liso, y puedes ir patinando a todos los sitios. Nos recorrimos toda la ciudad en patines. además, pudimos ir a la Friday Night skate de allí, y es impresionante como lo tienen montado todo. Lo recomiendo 100%.
  • Otro viaje fue a Cartagena. Muy chula la ruta que tienen de los 2 faros.
  • Zaragoza fue otro destino. Una ciudad muy bonita y también patinable.
  • Y el último destino ha sido Tenerife, aunque no patine demasiado en este último, pero los patines fueron en la maleta.

Cuando he tenido que volar siempre he facturado los patines. Sé que hay gente que los ha llevado en cabina, pero yo por si acaso he facturado, porque así me quito de líos… aunque luego me toque esperar la maleta.

El próximo viaje no sé cuando lo haré.. bueno si, el año que viene y el destino ya está casi fijado.

Siento la espera.

Nos vemos rodando!!

20181019_105914.jpg

Finales de Marzo y Abril

Hola de nuevo roller

Pues continuando con mis andanzas patineras del año pasado… llegamos a una época en la que empezamos a hacer rutillas. Y encima Madrid nos ayudó para animarnos más aun.

Madrid Rio para una rutita tranquila, está siempre bien. Y si es una mañana de lunes mucho mejor, que no hay nadie y toooooodo Madrid Rio es para ti jajajaja.
IMG_8600.jpg

Esa semana Madrid nos deleito con “símbolos” del universo DC Comic repartidos por todo Madrid. Como no, cogimos mapa, miramos los puntos donde estaban cada uno de los símbolos, nos calzamos los patines y … ¡Ruta DC Comic! Estas rutas molan un montón, y las risas son inmejorables. Sobre todo, porque además nos hicimos cartones con siluetas de personajes DC e íbamos con ellos en la ruta. La verdad, es que no nos privamos de nada. Todas las ruta improvisadas son geniales. El decidir por donde ir en cada momento sin rumbo fijo, la verdad es que es divertido. A pesar de tener que ir por la acera en alguna de las ocasiones, no quita las risas que nos podemos echar. ! Y decidir bajar la Dehesa por primera vez! Una pasada . Y así nos podíamos pasar el día entero. Desde las 10 de la mañana desayunando antes de salir de ruta, hasta las tantas de la noche… ¡de fiesta con patines! . Una ruta chula que también hice esos días fue la de Alovera-Azuqueca y otra, que me gusta mucho,  la de Móstoles- Alcorcón.

No sé cómo lo hacíamos pero siempre terminábamos en la explanada, practicando derrapes (siempre que estuviéramos en Madrid). El Acid ya casi me estaba saliendo. ¡Ah! y las cañitas de después de la ruta no se perdonan.

Seguro que ya lo he comentado en alguna de las entradas anteriores, pero lo digo y lo seguiré diciendo. Si tengo un mal día o algo, es coger los patines y me cura todo. Para mi, mi mejor medicina. No hay nada como hacer lo que te gusta para sentirte bien.  Asi que empecé a bajar a guitarra en patines. Y fue de las mejores cosas que hice.

Después de la semana rutera, cayó el diluvio universal y estuve sin poder patinar casi otra semana, hasta que volvió a aparecer el buen tiempo y cambiamos rutas por conos. A mi no se me dan bien, tengo mucho que aprender, pero un día en las pistas de al lado de mi casa había unos niños, y estaban flipando. Recuerdo que dijeron ” y yo que no sé ni mantenerme en pie con los patines “.

Bueno, todas estas aventuras y muchas más os las iré contando.

¡Nos vemos rodando!

De vuelta

Hola Rollers

De nuevo aquí la chica desastre, intentando escribir unas palabras… He de reconocer que esto de escribir no es lo mío, y  así pasa… que pasan 7 meses sin escribir en el blog. Aun así, no me desentiendo de él. Es algo que he empezado, y que a pesar de olvidarme, quiero seguir manteniendo.

Bueno, la ausencia también es debido a que desde Diciembre del año pasado hasta Abril de este, no he podido patinar. Que conste que no ha sido por pereza eh! Me tuvieron que operar del pie, de un bultito que me salió ( todo el mundo me dice que fue por lo patines ), pero no fue nada importante; y donde el médico me dijo que iban  ser 2 semanas de nada… se convirtieron en casi 4 meses.  En Marzo intenté calzarme los patines por primera vez después de la operación, pero vi las estrellas poniéndome el patín. No pude pasar de meter el pie en la caña… A ver… 4 meses sin patinar yo estaba que me subía por las paredes. Tenia un mono tremendo y cuando vi la oportunidad dije “¿y si ya puedo?” Pero fue que no… acabe llorando del daño que me hice.. y un poco por la decepción de no podérmelos poner aun.

En fin… el día 7 de Diciembre me operaron y el día 2 de Abril, volví a la carga para ponérmelos y ver si era capaz de meter el pie y patinar. Fue el día más feliz de mi vida jajaja. No me dolió nada y pude rodar un poco por el garaje.

Solo quiero aconsejar una cosa, pero esto es mi opinión humilde y personal. Si se sufre alguna lesión u algo, en patines o en cualquier deporte, mi consejo es, que a pesar de estar ansioso por volver a coger patines o practicar el deporte correspondiente, esperar un poco más a estar recuperado completamente. Porque es mejor esperar una semana más y poder disfrutar de lo que te gusta, a tener que estar disfrutando a temporadas de lo que te gusta porque no has tenido una correcta recuperación.

En la próxima entrada seguiré contando por donde lo dejé en la anterior.

Nos vemos rodando!!

20170402_134421 copia.jpg

Primera puesta de patines después de casi 4 meses (menos 5 días)

Hielo, derrapes y Hockey

¡Hola rollers!

De nuevo por aquí, para contaros mis aventuras con los patines.

Los días siguientes a la loca tarde de compras, fueron muy tranquilos.

Fuimos a patinar sobre hielo, donde empezamos a practicar el Acid. He de decir, que me costó un montón hacerlo. No veáis como se clavan las cuchillas en el hielo. Pero con la ayuda de mis amigos al final se consiguió medio hacer. El secreto de todo es FLEXIONAR.

Al día siguiente, y aprovechando que hacia un sol estupendo para las fechas que eran (13 de Marzo), fuimos a practicar derrapes. Es algo que cuando empiezas, siempre quieres más, y si encima te van saliendo, pues te sientes supercontento. Al menos en mi caso, que me encanta aprender cosas nuevas con los patines y cuando me empieza a salir algo me motivo mucho más. Ese día recuerdo que ya salía el powerslide. Vale, lo sé, es el más sencillo de todos, pero cuando estás aprendiendo un derrape, al principio parece un mundo. Este en concreto tiene una transición hacia atrás y lo de ponerme hacia atrás aún no lo controlaba. El caso es que acabamos haciéndolo a la par un amigo y yo ¡y quedó chulísimo! Todo es cuestión de practicar. También aprovechamos a hacer un ratito de conos, que nunca viene mal practicar el crazy y el gusano hacía atrás.
20160317_224042.jpg

La semana siguiente fue muy tranquila respecto al ritmo que estaba llevando. Solo realicé una ruta, la Dora. Me encanta esa ruta de los jueves.

Después hasta el domingo no volví a coger los patines… ¡tarde de Hockey! Como me gustan mis guantes y mi stick nuevo y como siempre me lo pasé en grande jugando. Además, es una buena práctica para no pensar en los patines. Eso si, algún tortazo te llevas, sobre todo en las vueltas, porque vas rápido y como te has olvidado de los patines, alguna vez la inercia te recuerda que los llevas. Aun así, os lo recomiendo 100 % porque las risas están aseguradas.

¡Nos vemos rodando!

A tope de nuevo

¡Hola de nuevo rollers!

Estoy “on fire” con el blog. Nada, me he sentado delante del ordenador y me apetecía contar algo más.

IMG-20160308-WA0044.jpegDurante esos días sin patinar, tuve la genial idea de hacer una cosilla que nunca había hecho… ¡limpiar los rodamientos de los patines! Voy a ser sincera… ¡eso es un castigo! Abrir los rodamientos para limpiarlos es un rollo. Y piensas, “16 no son demasiados”, pero ¡¡es que los abres por los dos lados!! (al menos los míos, que cada rodamiento es un mundo) y quita el alambre, y la chapita, y límpialos por dentro, y engrásalos… acabé hasta las narices de limpiarlos. Todo un día me llevo ponerlos a punto. Menos mal que no tenía nada mejor que hacer…

Cuando me puse los patines por primera vez después del tirón, fue para hacer conos en el garaje, para ver como respondía la espalda, y aunque suene un poco tonto… se me escaparon unas lagrimillas de alegría al comprobar que no me dolía nada y ya podía patinar. Como ya he dicho alguna vez… a mí me quitan los patines… y me da algo. Eso si, prefiero estar 12 días sin patinar, a no recuperarme bien del tirón, lesión o lo que sea por patinar antes y estar aun más tiempo. IMG-20160311-WA0051.jpg

No penséis que me quedé con unos conos y ya. El jueves me hice la ruta Dora completa con todos mis amigos y sin ningún problema con la espalda. Eso si, ahora saltar me da un poquito de respeto, que no miedo, por si me vuelve a dar el tirón.

high_light_blue_1_2.jpg

Estos son los que me tienen enamorada

Después de la Dora, al día siguiente, ¿qué hice? Pues quedé con unos amigos para ir a mirar patines. Lo sé, lo sé… anda que no hay cosas para hacer… pero para mi ir a mirar patines y probarme, es ir de compras jajaja, además acompañamos a una buena amiga para que mirará algunos. Aprovechando que estábamos allí y que tengo su mismo pie pues me los probé también. ¡Madre mía! Creo que me enamoré de los High Light de Seba. Son super ligeros. A ver, a ver… que adoro mis patines y no los cambio (de momento me tienen que durar mucho más), pero ahí me di cuenta de lo que pesan los condenados.

Lo de elegir unos u otros patines, será para otra entrada en el blog.

 

¡Nos vemos rodando!

Sigue patinando

¡ Hola rollers !

Bueno, pues ya os he contado el primer reto que hice este año con los patines. ¡40 días consecutivos!. No os lo creerías, pero después de estar 40 días patinando, llegar un día y no patinar… ¡lo echas de menos!

Eso si, podría haber llegado a hacer 44 días consecutivos, porque pasó un día sin patinar, para que al día siguiente quedará con mis amigas del curro para patinar sobre hielo. 20160220_173314.jpgEso también cuenta como patinar ¿no? Que no veas como se notan cuando las cuchillas están mal… que 3 min pasé en el hielo… casi matándome… y no por no saber estar en pie jajaja.

Y si eso fuera poco, el día después de patinar sobre hielo, me hago una ruta dominguera con mis amigos de 24 km. Puf, esa recuerdo que me costó terminarla. Estaba reventada.

Y si además no es suficiente, al día siguiente … ruta universitaria por Móstoles.  He de comentar que esta ruta me encanta. No porque la organice yo, sino… ¡porque es la ruta en la que salgo de casa con los patines puestos! Ya tenía yo ganas de empezar una ruta desde “la puerta de mi casa”, por así decirlo. Normalmente me toca desplazarme a otros sitios en coche para patinar (que no me molesta), pero mola poder salir y entrar en casa con los patines puestos. Y además, es una ruta para empezar la semana, para ir cogiendo fuerzas y que la semana vaya “rodada”.

Después de esto, he de reconocer que estuve un par de días sin ponerme los patines… ese fue mi error. Basta con que dejes de patinar unos días, para que te calces de nuevo los patines y practicando saltos… ¡zas! daño en la espalda. Y no sería por no haber calentado… fue en el último salto… yo pensé que era ciática o lumbalgia, porque no podía ponerme recta.

A los pocos días fui al fisio, y me dijo que tenía un tirón de la leche, pero fue mano de santo, a pesar de que estuve 12 días sin poder patinar.

Conclusión: Fue un error dejar de patinar, porque fue dejarlo y lesionarme. Asi que ¡a patinar todo lo que se pueda que es salud!

¡Nos vemos rodando!

Fin del reto

Hola holaaaa,

Aquí de nuevo la desastrosa que escribe de pascuas a ramos. Hoy os voy a contar mis últimos días del reto al principio de este año.

20160215_204622.jpg

Los días 37, 38 y 39 fueron días de hacer conos a saco en el garaje. Recuerdo que el día 37 tenía muchas agujetas y casi ni podía moverme.

 

IMG-20160218-WA0028.jpg

Ultimo día de mi reto

El último día de mi reto, fue el día 40, y para poner punto final a este maravilloso reto… hice mi primera ruta Dora. Es una ruta que se hace todos los jueves  de unos 18 km más o menos y ¡me encantó! Y lo que más de sorprendió fue que pude subir San Vicente y la última cuesta infernal casi sin darme cuenta. Os aseguro que he repetido esta ruta varias veces ya, la tengo ya como obligatoria, porque es mi favorita sin duda alguna 😀 . Gracias a Christopher, una persona a la que quiero un montón y es un gran amigo, que me ha animado, apoyado, ayudado y enseñado en todo este tiempo. En esa ruta estuvo conmigo y muchas más, anteriores y posteriores a esta. También tengo videos antes de la ruta donde me grabó haciendo el powerslide y el soul (derrapes) en mis empieces 🙂 Me veo, y lo hago tan despacito que me hace gracia a día de hoy XD.

A partir de hoy os iré contando mis peripecias sobre los patines, pero ya no como reto, sino como evolución de lo que vaya aprendiendo, y las nuevas experiencias que vaya teniendo o he tenido a lo largo de este año.

Este reto para mí fue fantástico, y aunque fue duro algunos días, animo a todos a que, al menos, patinéis durante 21 días seguidos, que era mi reto inicial, pero que al final se convirtió en una de mis mejores experiencias de 40 días disfrutando de lo que más me gusta, PATINAR.

Nos vemos rodando!!

Conos conos ruta y giros.

Bueno casi después de un mes, aquí vuelvo. Lo sé, soy un desastre, pero no pierdo las ganas de escribir y contar mis aventuras con los patines.

P1090011.JPGMi reto continua, y ya nos plantamos en el día 30. Ya sale el Crazy con una distancia de 80 entre conos. Y como hacia tiempo que no me caía… ¡zas! Tortazo que me metí. Lo peor de todo, es que en conos me confío de que si me caigo no me voy a hacer daño… me estoy riendo de mí misma, porque caer de rodillas sin llevar las rodilleras… ¡¡que daño!! Pero bueno, me levanto y sigo como puedo.

P1090013.JPG

El día 31, me puse en el garaje a las 21 h a hacer conos. Otro día duro, porque casi abandono la idea de seguir patinando consecutivamente todos los días. ¿Llegaré a los 40 días? Pues al día 32 llegué, aunque este día solo le di un ratillo a los patines, porque entre el curro y guitarra no me daba tiempo a calzarme los patines demasiado, así que a practicar Crazy.

P1090030.JPG

 

El día 33 fue muy divertido. Lo pasé con una amiga de la infancia. ¡Para que veáis lo que puede unir de nuevo los patines! Tengo que mencionar a Gema, que es una fantástica amiga, que desde el cole no veía y ahora… ¡fíjate! Entre los patines y la guitarra nos hemos reencontrado. Gema, tengo que poner la foto, porque ese día me ayudaste un montón. Una rutilla por el polígono del Mercadona, cotorreando :D. Creo recordar, que en esta ruta eche de menos el casco.

Y el día 34, después de la que cayo el día anterior que pensaba que no podría salir a patinar, vuelta a practicar el Crazy. Pero al rato me dio por hacer giros, giros y más giros. Son con punta talón. Marea mazo hacer giros, pero es muy divertido. Cuando te empiezan a salir, despacito por supuesto, cuando das dos vueltas seguidas mola.

20160214_185024.jpgLos días 35 y 36 fueron patinando en casa. El día 35 empece haciendo conos pero siempre me pongo música cuando hago conos y empezaron a sonar todas las canciones que me gustaban, así que me pase una hora entera bailando en patines. Es muy divertido, y siempre, no sé por qué, se patina mejor sin pensar que pensando jajaja. El día 36 prácticamente me pasó lo mismo. Puse los conos y terminé haciendo el ganso con los patines.

Nos vemos rodando!!!

Un poco de todo

¡Holaaaaa rollers!

Espero que se hayan puesto los patines estos días tan espléndidos que están haciendo. Qué yo tenga color por el tiempo que pasé patinando este invierno… manda narices… Así estoy ahora por las coderas, rodilleras y guantes, voy como un tablero de ajedrez, blanca, morena, blanca, morena…

Les continuo contando un poco mi aventurilla de invierno.

Llegados al día 26, me quedé en casa practicando conos. Si ya sé… es raro en mí, pero no había nadie para patinar y no apetecía salir a la calle. Si, lo sé de nuevo… es raro que no me apetezca, pero bueno, ahí estuve en mi garaje dándolo todo practicando el Crazy que cada día me molaba más. Cuando te van saliendo las figuras es cuando le coges el truquillo a los conos. La sensación es la misma cuando te sale un derrape o das un salto de esos espectaculares (que yo no hago, tiempo al tiempo) o bajas unas escaleras por primera vez… pues los conos enganchan, y eso que yo al principio pensaba que no valían, hasta que me puse. La verdad, y lo he dicho ya en otras publicaciones, me gusta un montón este deporte y si pudiese ¡no me quitaba los patines ni para dormir!

El día 27 me lo pasé como una enana. El día anterior no me apetecía salir, pero hoy ¡ruta! Hicimos la ruta de Móstoles-Alcorcón por la noche, aunque en invierno anochece taaaan pronto. ¡Una pasada! La primera vez que la hacia y tenía mogollón de ganas. 22,67 km. Disfrute lo que no está escrito. Y por supuesto una compañía fantástica. También he de decir que, después de un año, estrené el casco que me regaló mi hermana (gracias sis y por los patines, el mejor regalo del mundo mundial). Si, sí… ¿recordáis el tortazo que os conté en la publicación anterior? Pues desde entonces, casco al canto. Que una caída tonta… De todo se aprende.

El día 28, estaba tan cansada de la ruta del día anterior que me puse a practicar conos en casa… crazy crazy crazyyyyyyy. Sé que había convocada alguna ruta, pero no podía con mi alma, y eso que hacer conos cansa un montón.

Día 29. Febrero, concretamente el 7 de febrero. Casi un mes entero patinando. Es domingo, así que para empezar el día tengo clases de patinaje. Derrapes ¡yujuuuu! Practicamos el PowerSlide y el Soul.

Después de clase, quedé con unos amigos y… ¡ruta! Esto es vicio jajaja. Queríamos ver como sería la Dora, una de las rutas que haré mucho más adelante, pero que hasta ese día no había realizado.  Todo fue genial, aunque modificamos un poco la ruta, porque esos domingos cortaban el tráfico en el Paseo del Prado y claro… llegado a Cibeles… pues mola tener toda la calle para patinar. Así que terminamos en Atocha y de ahí, en las escaleras del Reina Sofía, practicando un ratejo.

Como podéis ver, no ha faltado de nada, rutas, conos, derrapes, escaleras… solo me faltaron los saltos… pero para eso queda aun algún tiempo 😀

¡Nos vemos rodando!

20160205160713.jpg